DOIS POEMAS DE Ulises Varsovia

Foto de Paulo Burnay

La casa

Me iré. Te irás.
Nunca regresaremos.
Nadie preguntará,
y la casa quedará
girando en el tiempo.

Vacía, en silencio,
sola en la soledad
de nadie durmiendo,
de nadie sintiendo
arder la eternidad.

Nadie nos recordará,
nadie leerá mis sueños
diluirse en la orfandad
de la abierta inmensidad
sin hallar sustento.

Los pájaros vendrán,
la lluvia en chapoteo,
las hojas caerán,
la nieve relumbrará,
y ya no estaremos.

Nunca regresaremos,
nadie recordará
que en la casa en silencio
tú y yo lucha en el tiempo
ardiendo en la eternidad.

(De:Canciones de otoño.1993)

♣♣♣

Aquellos días

Desde el interior de los años
que el tiempo arrolló, transcurriendo,
desde el interior del ser
adonde las cosas huyen
y esperan como fieras, agazapadas,
el momento del salto,
que se abra la ventana de brumas
donde la luz y la sombra forcejean,

desde lo incierto, entonces,
desde la realidad parecida al sueño,
o, mejor, desde los días
que tal vez no fueron,
desde aquello que fue y no existió,
aleteando con su voluntad enferma…

Es otoño otra vez, es cierto.
Se escucha por doquier
el rumor de la muerte caer de las ramas,
tocar a la puerta de los hospicios,
olfatear en las salas de urgencia
de los hospitales,
aproximarse a los sueños enfermos,
desdibujarse en la niebla su leve silueta.

Y sin embargo no es eso.
No es que las hojas, no es
que el cielo espolvoree su ceniza,
no es que adentro un violin
suene su sonido gris, su música mortuoria.

¿Es que nadie entiende?
¿Es que estoy solo
enredado en las hebras de un idioma muerto?
¿Es que aquellos días
que fueron y no fueron
van a la deriva entre la bruma y los sueños?

¿Desde dónde, entonces,
como si hubieran sido,
como si fueran efectivamente
recordados, con forma y movimiento,
con su inequívoco color desdibujado?

Tal vez no viví realmente entonces,
tal vez aquellos días me pertenecieron
sólo indirectamente, gastados,
como adentro del traje de un difunto
en el que habité las horas insuficientemente.

Ahora las cosas que fueron
quieren recordarme, llegan a mí,
abren su ocurrida existencia ante mis ojos,
me enseñan sus raídos contornos
que quiero reconocer (o no quiero),
y mi afán desfallece
tactando infructuosamente las siluetas.

Es otoño, es cierto, las hojas
se me pegan a la piel y gritan,
me caen al sueño donde naufragamos,
jalan de mí como si fuera una de ellas.

Y sin embargo no es eso:
a la deriva en el tiempo,
días llenos de fantasmales figuras,
días con sonidos huyendo, huyendo,
días donde dejé de ser, donde mi vida
cruzó ciega o durmió, llena de espanto.

(De:Canciones de otoño.1993

♦♦♦

Ulises Varsovia Nací en 1949 en Valparaíso, Chile. Estudié en universidades de Chile, Suiza y Alemania, país éste ultimo donde me doctoré en 1990. Trabajé como docente en tres universidades chilenas, y actualmente trabajo un par de lecciones en la Universidad de San Gallen, Suiza (mi mujer es suiza).

Empecé a escribir poemas a los 16 años, pero cuando empecé a vivir solo escribí  realmente poesía. Mi primer libro publicado es de 1974, tengo otros anteriores, inéditos, a la fecha he publicado 28 poemarios, y numerosas revistas, especialmente online, publican mis poemas. Tengo varios poemarios inéditos, y sigo escribiendo.

Please follow and like us:
RSS20
Follow by Email0
Facebook0
RSS20
Follow by Email0
Facebook500